El Fideo admitió seguir los mismos pasos de Messi si se alejaba definitivamente de la Selección Argentina y contó cómo hizo para continuar adelante luego de las tres finales perdidas.

“No nos queda otra que seguir peleando para hacer lo mejor posible y llegar nuevamente a una final. No es fácil llegar hasta ahí y lograr el título. Somos los primeros en querer lograrlo y es complicado darse la cabeza contra la pared tres veces”, arrancó Ángel Di María, en un mano a mano con TyC Sports, con respecto a los malos momentos que pasó la Selección Argentina en los últimos campeonatos internacionales.

Por su parte, el mediocampista opinó sobre las polémicas declaraciones de Lionel Messi que derivaron en una supuesta renuncia a la Selección Argentina y admitió seguir sus pasos en caso de que hubiese concretado sus dichos: “Pensé que Lio no volvía más. Creo que son cosas del momento que se te cruzan por la cabeza. Una vez te puede pasar, pero ya tres veces es otra cosa. Pensé en tomar la misma decisión, pero mi mujer y mi viejo fueron los primeros en pararme, era imposible decir: me voy”.

Y admitió: “Quise ir al psicólogo, pero al final no lo hice porque tengo que resolverlo solo con mi cabeza. Si pierdo una más creo que no vuelvo. Pasó tres veces, pero ahora solo pienso en positivo. El mal trago todavía dura, son cosas que no pasan habitualmente. Cambié a la camiseta número 11 porque con esa gané los Juegos Olímpicos. Quizá que estoy ante mi último Mundial y me gustaría jugar la última chance con ese dorsal”.

“No hablé con Gerardo Martino, él tomó la decisión de irse. Edgardo Bauza me vio varias veces. Él demostró ser una buena persona desde el momento en que llegó. Está cerca del jugador para charlar y divertirse. Nos entró rápido de la mejor manera. Ganó cosas importantes y le tenemos respeto”, cerró el Fideo.