El delantero y capitán neroazzuro recibió un castigo de su club tras el enojo que provocó en los ultras por una publicación en su biografía. Además, pidió disculpas.

ter de Milán decidió sancionar a Mauro Icardi este lunes por violar el reglamento interno del club y le pidió sacar de su circulación el artículo en su biografía que desató la guerra con los ultras. El propio delantero se disculpó con los hinchas y pidió tirar para adelante por el bien común del Neroazzuro.

“Fui enseñado siempre que el Inter es ante todo una gran familia. Los tiempos difíciles o malentendidos pueden ocurrir. Todo se deriva de una página de mi libro donde algunos tonos son inapropiados. He ofendido a mucha gente y realmente lo siento”, expresó el capitán del Inter tras una reunión con la dirigencia, una semana después de anunciar con bombos y platillos una renovación millonaria.

“Me disculpo y voy a trabajar para que nadie pueda sentirse ofendido, traicionado ni amenazado. Voy a tratar de ser más cuidadoso y mirar para adelante. Todos juntos tenemos un solo objetivo: El bien de Inter, porque no hay nada más grande que este club”, concluyó.