El volante, figura en Atlético Nacional, comienza a encontrar su lugar; ahora, espera jugar junto con su ídolo, Fernando Gago.

dría estar pensando lo que sería un enfrentamiento con Real Madrid en diciembre, pero resignó su participación en el Mundial de Clubes apenas surgió la oportunidad de recalar en el club de la Ribera. “Cuando te dicen que está la posibilidad de ir a Boca, no lo dudás. El que lo hace, no sabe de fútbol”, había enfatizadoSebastián Pérez Cardona en su presentación con la camiseta azul y oro con el número 14, el mismo con el que fue campeón de la Copa Libertadores con Atlético Nacional hace apenas 90 días.

Tiene muy presente la marca que dejaron en el xeneize sus compatriotas Oscar Córdoba, Jorge Bermúdez y Mauricio Serna, el hombre que lo recomendó. “Sé lo que significó, lo que hizo y lo que ganó Chicho acá. Esta es otra época, pero la gente recuerda mucho a los colombianos por la huella que dejaron. Ellos nos abrieron la puerta y también nos dejaron la vara alta”.

Después ser parte de la convocatoria en las primeras tres fechas, pero no quedar entre los 18, y tras haber sido titular en los encuentros frente a Quilmes, Tigre y Atlético Tucumán, y aportar 9 minutos ante Sarmiento, Pérez confía en afianzarse en el equipo y ganarse un lugar entre los once habituales. Hasta aquí, sus actuaciones recolectaron elogios, gracias a sus buenos rendimientos.

-¿Cuáles fueron tus primeras sensaciones al llegar a Boca?

-Me sorprende cuánto se habla de Boca. Es un mundo aparte. Es bueno estar en un club que acapara tanta atención. Tenía una ansiedad muy grande por ponerme esta camiseta y jugar en la Bombonera. Es un sueño estar acá y pertenecer a esta institución.

-¿Cómo está tu adaptación al fútbol argentino?

-Quiero adaptarme rápido, porque es un fútbol muy diferente al colombiano. Acá hay mucha intensidad y no se puede jugar tan libre porque hay mucha presión, sobre todo en el sector del mediocampo. Son cosas que ya pude notar en los partidos que jugué y en los entrenamientos, y las tengo que incorporar a mi juego para acoplarme al equipo. Después, trato de demostrarlo en la cancha.

-¿Qué sentiste cuando llegaste y no se sabía cuándo arrancaba el campeonato?

-Sorprendió a todos lo que sucedió por lo que significa el fútbol argentino. Es raro que haya pasado tanto tiempo entre un torneo y otro. Los futbolistas queríamos jugar y la gente también, por el sentimiento que tiene. Por suerte se pudo resolver.

-¿Cuál es el potencial de Boca?

-Es un gran equipo, con una enorme calidad de todos los jugadores. Lo había visto mucho por televisión, por lo que ya sabía que iba a ser así. El objetivo es jugar un fútbol bonito y al pie, porque hay muy buena técnica; eso se nota mucho en el mediocampo, donde tenemos volantes excelentes.

-¿Qué te pidieron los mellizos Barros Schelotto?

-Que les consulte cualquier duda táctica que me surgiese. Es importante tomar los conceptos enseguida para acoplarse rápido a lo que quiere del equipo. Me piden que haga lo mismo que realizaba en Atlético Nacional, que limpie el juego, que lo profundice pero también que abra la pelota hacia los costados. Sin el balón, lo que me exigen es mucha intensidad para presionar.

-¿Es un rol similar al que desarrollabas en tu anterior equipo o cambió mucho?

-En Colombia jugaba de doble cinco con la libertad de apoyar en el ataque. Me gusta jugar de volante central y también de número ocho, no tengo problemas con eso. Acá cumplo con lo que el cuerpo técnico me pida.

-¿Cómo tomás la competencia que tenés para ganarte el puesto?

-Me gusta. Es bueno para uno que haya varios jugadores compitiendo por un lugar; eso le sirve al equipo. (Rodrigo) Bentancur, (Pablo) Pérez y (Andrés) Cubas lo están haciendo de muy buen manera. En cada entrenamiento y en cada partido demostramos quién está para ser titular. Juegue el que juegue va a hacerlo bien porque es un plantel de gran calidad.

-¿Quién es la referencia en tu posición?

-Desde chico (Fernando) Gago siempre fue mi ídolo. Lo decía en Colombia cada vez que me lo preguntaban. El primer día que lo vi acá lo saludé y no lo podía creer. Y ahora me resulta emocionante pensar en tener la posibilidad cercana de compartir equipo con él.

-¿Y en Tevez? ¿ Qué encontraste?

-Una gran persona, como ya me lo habían dicho. Me recibió muy bien y me dijo que no dude en pedirle lo que necesitase. Es una persona callada y muy trabajadora en los entrenamientos.