Eduardo Domínguez dejará de ser el conductor de Colón una vez que finalice la participación del equipo en la Superliga. Las actuaciones de los últimos partidos y su pobre imagen futbolística desembocan en un fin de ciclo que fue de mayor a menor desde su llegada a la capital provincial.
El Sabalero dilapidó en tres días sus máximas pretensiones de llegar a una nueva Copa, ya que el lunes no pudo contra un equipo muleto de River, y este jueves un plantel plagado de jóvenes promesas de Vélez le dio un golpe de nocaut, cuando todavía le quedan 90 minutos por disputar en la temporada.

Domínguez, al igual que lo había hecho frente a River, se decidió por colocar en campo a un equipo sin un delantero definido, y minó el banco de suplentes con tres: Tomás Chancalay, Javier Correa y Diego Vera. Pero esta vez al equipo no solo le faltaron oportunidades claras de gol, sino que fue superado en todos los sectores del campo de juego por un equipo juvenil de Vélez, que encaró la temporada con el único objetivo de zafar del descenso.

Y otra vez la sala de conferencias extrañó al técnico sabalero, que al igual que en el encuentro anterior frente a River se decidió por no dar explicaciones de lo sucedido frente al Fortín, lo que alimenta la teoría de quienes sostienen que su ciclo al frente del equipo está terminado.

Hace un par de días, cuando se lo consultó a José Vignatti por la gestión de Domínguez al frente del plantel contestó que “el balance es buenísimo, eso está fuera de discusión”. Sin embargo, aclaró que “nos armamos para entrar a una copa internacional, que es lo que nos merecemos”.
Sin duda que la relación entre Domínguez y Vignatti no atravesaba su mejor momento, ya que quedó resquebrajada cuando en diciembre el entrenador se fue de vacaciones y sembró un mar de dudas en relación a su continuidad. Se habló de su posible arribo a Independiente tras la renuncia de Ariel Holan (luego dio marcha atrás), aunque en el último día del año llegó a Santa Fe y acordó su permanencia en el club hasta junio de 2019.

Claro que este revés en casa frente a Vélez provocó incluso una reunión de los dirigentes, con Vignatti a la cabeza quienes estuvieron reunidos con el entrenador este viernes y llegaron a la conclusión de que el ciclo del entrenador en Colón está agotado.

Si bien será anunciado oficialmente el mismo lunes, el orientador habría sido el encargado de reconocer que no habrá necesidad de apoyarse en el contrato, con lo cual quedará interrumpida la situación laboral. Así que una vez concluida la participación de los rojinegros en Avellaneda, Domínguez y Colón seguirán su vida por caminos separados.