“Iceland, Iceland”, en un confuso inglés, cientos de chicos corearon a la selección de Islandia en el primer entrenamiento que el equipo europeo tuvo en tierras rusas. Para esta selección lo importante es disfrutar cada momento. Así lo hicieron en su primer día completo en esta ciudad, tras llegar anoche. Eligieron no esconderse y abrir sus puertas de par en par para disfrutar de lo que fue la primera práctica en este suelo, todo lo contrario a lo que sucedió en Bronnitsy con la Argentina.

Fue su entrenador, Heimir Hallgrímsson, el primero en bajarse del colectivo en el “Olymp Stadium”, la cancha ubicada en la localidad de Kabardinka, en las afueras de Gelendzhik. Es el lugar que el seleccionado europeo eligió como base, a sólo unos metros de su lujoso hotel. Detrás suyo fueron saliendo uno a uno los jugadores. Puntuales, sin hacer esperar al público, llegaron 11.25 de la mañana de Rusia, para comenzar la práctica cinco minutos después, tal cuál estaba pautado.

ADEMÁS