El 7 fue elegido como mejor jugador de la final y en la conferencia post partido usó una bandera de la Celeste.

Antoine Griezmann siempre llega a los partidos con el termo bajo el brazo y el mate en la otra mano. La influencia de Uruguay está marcada en su esencia. La influencia comenzó en su etapa en la Real Sociedad cuando tuvo a Carlos Bueno como compañero. Actualmente, en Atlético Madrid, comparte equipo con Diego Godín y José María Giménez y se nota en el día a día.

Este domingo, tras consagrarse campeón del mundo con Francia, sorprendió a todos en la conferencia de prensa al colgarse ‘a modo de capa’ la bandera uruguaya. “Uruguay, nomá, loco”, tiró Griezmann, elegido mejor jugador de la final.

El atacante francés Antoine Griezmann, elegido mejor jugador de la final ante la Selección Croata, afirmó que ganar el Mundial “es algo gigante” y se mostró “muy orgulloso” de sus compañeros y de todos los miembros del cuerpo técnico.

“Todavía es demasiado pronto como para decir qué significa todo esto, pero ganar un Mundial es algo gigante. Me siento muy orgulloso de los jugadores, del entrenador, del cuerpo técnico y del resto del equipo. Somos un grupo unido y nuestra fuerza es increíble. Hoy hicimos historia”, dijo el delantero del Atlético de Madrid.

Además, valoró al colectivo como “lo más importante” en la victoria del equipo ‘Bleu’. “Lo hemos visto en este Mundial. Cuando estás unido todo funciona y a mi lado tengo compañeros que son extraordinarios. Voy a estar en la historia con todo el equipo. Nuestros hijos estarán orgullosos de nosotros”, indicó.

Antoine Griezmann valoró positivamente la llegada de nuevos jugadores desde la final de la Euro perdida en 2016.

“Han habido cambios y los jugadores que llegaron han sido buenos para el equipo. Tenemos a Lucas (Hernández) y Kylian (Mbappé). Lo que han aportado ha sido positivo para nosotros. Hemos encajado desde el principio y todo ha funcionado bien”, remarcó.

También premió públicamente al técnico Didier Deschamps por “el análisis que hizo del partido” y repitió: “Estoy muy orgulloso de todo el equipo”.

Con una bandera de Uruguay colgada al cuello -se la entregó un periodista de ese país durante la rueda de prensa-, Griezmann aceptó que la coronación mundialista refuerza su candidatura al Balón de Oro.

“Es la gente la que vota, veremos qué pasa. Yo estoy pensando en que tengo una Supercopa de Europa, que espero ganar (ante el Real Madrid). Espero tener un buen partido y ayudar a mi equipo, pero antes quiero disfrutar de este momento con mi familia y la gente de Francia y disfrutar de las vacaciones”, señaló.