El uruguayo (no fue titular ante Sarmiento de Resistencia) se refirió a la eliminación del equipo, pero a su vez se mostró confiado en lo que viene.

En el torneo pasado Diego Zabala fue una de las figuras del equipo que clasificó a la Copa Sudamericana. En 22 partidos anotó cinco goles y fue detrás de Franco Soldano y Lucas Gamba uno de los goleadores del equipo.

Sin dudas que su contratación fue un acierto jugando como carrilero por derecha, pero agregándole mucho sacrificio ya que en Vélez era un volante más ofensivo y por pedido de Leonardo Madelón se acostumbró al sacrificio en el ida y vuelta por la bandas.

No fue titular ante Sarmiento de Resistencia dado que el técnico pretendía probar otra alternativa (Gabriel Compagnucci), pero está claro que el uruguayo se ganó un lugar entre los 11 por lo cual ante Talleres volverá a ser titular.

Incluso de los tres goles que tiene el Tate en la Superliga uno de ellos lo anotó Zabala en el empate como visitante ante San Martín de Tucumán. Si bien en estos cuatro partidos del torneo no alcanzó el rendimiento de la Superliga anterior, está claro que se trata de un futbolista clave para el entrenador.

En el inicio de la charla le preguntaron por el saludo que tuvo con Eduardo Domínguez antes de comenzar el Clásico “Si lo conozco porque él jugaba con Juan Pablo Rodríguez que es un futbolista con el cual yo jugué mucho en Racing de Montevideo, y la señora de él (Brenda Bianchi) es la madrina de una de las hijas de Juan Pablo y coincidimos en algunos cumpleaños por lo cual ya lo conocía”, detalló.

Ante la pregunta si prefería vivir en Santa Fe o en Buenos Aires respondió: “Me quedo con Santa Fe, ya lo dije en su momento, me parece mucho más tranquilo, más similar a Montevideo en cuanto al tránsito y a la manera en que se vive”.

A la hora de hacer un análisis de lo que fue la eliminación en Copa Argentina expresó: “Se jugó mal y se perdió, para nosotros que nos acostumbramos a los resultados positivos nos dolió mucho. Cuando no estás acostumbrado duele más, a veces un mazazo de estos viene bien para saber que se puede perder”.

Para luego agregar “Es una Copa que los rivales en los papeles inferiores le pueden ganar a los más poderosos. Quizás lo que más dolió fue la forma porque no pudimos encontrar nuestro juego. Pero una noche mala la puede tener cualquiera, lo preocupante sería si se repitiera. La realidad es que Sarmiento nos ganó bien y que dolió porque nos habíamos acostumbrado a sacar resultados positivos y queríamos seguir avanzando en la Copa”.

No obstante, dejó un mensaje optimista “El domingo trataremos de volver a ganar, y confiando en lo que somos nosotros. Está claro que en el plantel hay jugadores de calidad y nosotros sabemos lo que somos y confiamos en cada uno de nuestros compañeros”.

Respecto a su ausencia como titular en el último compromiso indicó: “Uno siempre quiere jugar, pero ya lo había hablado con Leo (Madelón) y sabía que no iba a jugar. Siempre apoyando desde el lugar que me toque, jugó otro compañero,pero yo vine para sumar desde el lugar que sea. Leo me llamó y me dijo que no iba a jugar y no pasa nada. Hay que seguir entrenando para volver a estar”.

Por último habló sobre el partido del domingo “Talleres es un rival muy difícil que viene de ganar los últimos dos partidos, tiene un técnico (Vojvoda) que le gusta atacar todo el tiempo, tratar bien el balón y tiene muy buenos jugadores, por lo cual deberemos contrarrestar eso y hacer nuestro juego”.