Mauro Pittón abrió el camino en la Cuna de la Bandera para el enorme triunfo del Tate por 4 a 0 frente a Rosario Central.

La formación inicial de Unión llevaba a un análisis de cómo se iba a mover el equipo, si en verdad iba a resignar vocación ofensiva para protegerse atrás, o bien contaría con varias ocasiones de gol que en sus últimas presentaciones.

El camino se abrió rápidamente cuando a los 11′ después de una de las tantas incursiones por la derecha que tuvo Damián Martínez, el centro al segundo palo lo encontró bien parado a Mauro Pittón, quien no tuvo más que empujarla para establecer el 1 a 0.

Fue uno de los pocos jugadores en dialogar con la prensa en Rosario y en su inicio remarcó que “creo que siempre tuvimos la tranquilidad para no desesperarnos después del primer gol, ellos nos iban a ir a buscar, pero nuestra idea se pudo cumplir, la de mantenernos cerrados y ocupar los espacios que ellos dejaban. Sabíamos que esa presión de Central la teníamos que aguantar, porque nosotros de contra encontraríamos buenos espacios en el partido”.

Al momento de explicar cuál fue la estrategia con el ingreso de Zurbriggen a la última línea, el canterano apuntó que “había que estar cerca de todos los compañeros, esa era la idea y a la hora de jugar, intentarlo, aprovechando con laterales abiertos, ellos no iban a tener gente y pudimos sumar los goles”.

Cuando debió referirse a la jugada que desembocó en la apertura del marcador, uno de los hermanos Pittón remarcó que “la verdad no busqué el lugar donde meterla, vi que estaban todos en el primer palo, le apunté al arco y era lo que importaba, por suerte entró”.

Lejos de ir más allá en cuanto a verlo a Unión nuevamente entre los mejores de la Superliga, antes de su despedida recordó que “hay que seguir trabajando, esto que nos sirva para seguir corrigiendo cosas y marcando errores que se tienen, perfeccionadno movimientos, creciendo partido a partido, la Superliga es muy pareja y todos los partidos muy cerrados, trabajar cada rival para seguir por este camino”.