Eduardo Domínguez se retiró raudamente del estadio y no ocultó su fastidio por perder un cotejo que ganaban por dos goles.

Esta vez no hubo que esperar mucho tiempo, fue totalmente lo opuesto. Ni siquiera casi dio pie a repreguntas y fue claro, directo y escueto en lo poco que se le escuchó decir.

El pobre segundo tiempo de Colón le hizo perder un encuentro que tenía controlado y con un hombre de más en cancha de Huracán.

Por eso el DT del rojinegro salió del camarín visitante y dijo sin vueltas: “seguramente no leí bien el partido porque lo teníamos controlado, sacamos la ventaja en la primera mitad, fuimos eficaces, no logramos sostener el resultado con todo a nuestro favor, no voy a meter excusas y después vamos a ver lo que pasó”.

Cuando le preguntaron cuáles fueron los errores que tuvieron sus muchachos en la cancha del Globo, el orientador apuntó: “eso lo tenemos claro que lo perdimos nosotros, hay que mantener la cabeza fría en el fin de semana lo vamos a ver bien lo que nos sucedió”.

Y sin casi escuchar otra consulta, insistió en sus conceptos al expresar que “vamos a ver bien realmente los errores más graves y lo vamos a analizar durante la semana. Lo perdimos nosotros a este partido”. Y se fue con la bronca sobre sus espaldas con un resultado adverso que duele y corta la racha positiva que arrancó en el Brigadier López.