El presidente de Unión habló este viernes de varios temas candentes del presente institucional, dejando quizás la reflexión más fuerte.

El presidente de Unión, Luis Spahn, rompió el silencio después de la comentada transferencia de Franco Soldano a Olympiacos de Grecia. Lo hizo a través de los micrófonos de Sol 91.5, donde además dejó muchas reflexiones más, algunas de ellas muy fuertes y que seguramente traerán coletazos.

“Uno escucha los conceptos, porque este es un club abierto y democrático. Nosotros tenemos un club donde los socios consultan y opinan en comparación a otros, que son casi cerrados. Unión es un club que está politizado quizás en forma pasional, pero esto también termina siendo una carnicería, porque en vez de trabajar con proyectos superadores todas estas agrupaciones que se fueron presentando quieren encargarse de todo y se va por otros los carriles. La cosa debería ser que los elegidos gobiernen y que los otros colaboren. Son ideales y no sé si sucederá”, agregó en una extensa entrevista.

No se descubre nada nuevo cuando se dice que es uno de los principales acreedores. Sin embargo, cuanto se supo de cuánto es la deuda, la escena se vio sacudida: “La cifra es más o menos entre 5.000.000 y 5.200.000. Hay una fórmula que aprobamos en una asamblea para que esto no afecte al funcionamiento de las comisiones directivas, de que no se tocarían nunca los principales ingresos: fútbol, derechos de televisión, cuota social, sponsoreo y plateas. Implementamos este sistema para que se pueda disponer de estas sumas ordinarias anuales y que no haya inconvenientes para desarrollar el presupuesto y las actividades. Sujetamos que la devolución sea en base a otros ingresos. De todas maneras, nadie puede programar cuántos serán los ingresos a futuro y menos por ventas. La suma de la deuda con mi familia es en dólares. Quedaron nomás unos 600.000 dólares a beneficio como regalía”.

Un cimbronazo más que importante. Pero sin salirse del camino y para demostrar que existe una crisis económica, detalló que el amistoso con Boca del 16 de enero no cubre todos los gastos: “Hoy pagar una pretemporada sale 2.500.000 de pesos y el club hoy no tiene dinero. Con lo de este partido adelantamos dos días de estadía para la hotelería, pero lo que cobramos es equivalente al 50% del costo total. Son gastos directos de movilidades, hospedaje y comida. Hay 200.000 pesos más de cancha, utilería y lavandería”.

Dejando un poco de lado la actualidad institucional, se metió de lleno en el rubro incorporaciones. En primera instancia, de Walter Bou: “(Daniel, presidente de Boca) Angelici derivó la negociación en Cristian Bragarnik. Este tema no avanzó en una resolución, porque se le abrió una alternativa para que forme parte del plantel para la próxima temporada y también abrió otro camino hacia una posibilidad en el exterior, donde las cifras son distintas y jugando Copa Libertadores. Unión le hizo llegar una oferta de 300.000 dólares por el préstamo y un número importante por el sueldo”.

También sobre el supuesto interés de Argentinos por Nelson Acevedo: “Nos proponían un pago en varios meses. Está en un impasse ahora todo. Fue por una solicitud del cuerpo técnico (de Leonardo Madelón), de que si había alguna posibilidad de salida que se contemple su continuidad. Eso quizás nos traiga algún problemita desde lo económico por lo que recibe de salario”.

“Quiero enviarle un mensaje de paso a los que quieran ser futuros presidentes, que a veces no hay que defender tanto a la institución, comer tanta mierda y callarse para quedar bien. A veces uno se calla cosas y tengo la tesitura de no ser un llorón y de tratar de sacar siempre todo adelante y pienso que es un error. Uno opta por tratar de nunca llevarle malas noticias a los socios y por eso digo que a veces hay que ser más sincero”, gatilló.

Asimismo, contó que le solicitó prestamos a varios empresarios, como Bragarnik: “Esos aportes fueron sin interés. En este caso, más algún otro, cuando fui a pedir el dinero lo hice a nombre de Unión y lo recibí a título personal. En todos los casos asumimos el compromiso de regularizarlo con la primera venta de jugadores. Con lo cual, todo ese ingreso que soñábamos tener con Soldano nos llevó a comprar a (Nelson) Acevedo y a (Franco) Troyansky, pero quedamos descalzados hace seis meses y llegamos a estas consecuencias”.