“En Tucumán jugábamos con dos puntas, y muchas veces jugué de 9 solo, pero dentro del equipo titular me siento cómodo en cualquier lugar de la cancha. Hay que adaptarse rápidamente al sistema de juego del entrenador.”

“No hay ningún tema político, ni ningún problema con algún dirigente, ni senador, ni gobernador, ni con nada de eso. Esta decisión es pura y exclusivamente consensuada con mi familia. No me echaron de Tucumán, yo me vine por objetivos personales, para triunfar con otra camiseta”.

“Dejo un lugar donde estaba muy cómodo, pero en el fútbol y en la vida hay que tomar decisiones y es por eso que estoy en Colón. Es un desafío personal que quiero hacer, y ojalá que pueda empezar a pagar lo antes posible la confianza que tuvieron en mi”.