Se desvinculó de su último club y por eso estaría pensando en regresar a Argentina tras un paso por el exterior. El DT y hasta Botinelli lo llamaron. ¿Se dará?

La gran victoria ante Boca en el amistoso disputado en Mar del Plata dejó muy tranquilo y satisfecho al entrenador de Unión, Leonardo Madelón. Más que nada porque se recuperó esa vitalidad y “furia” que se había disipado a fines de 2018. Al parecer las vacaciones y el cambio de chip le vino bien a un plantel que ya se mentaliza en el partido del 23 de enero ante River, pendiente de la 12ª fecha de la Superliga.

LEER MÁS
Unión retoma las tareas en Santa Fe con la mira en River
Por si fuera poco, los arribos de los delanteros Nicolás Mazzola y Maximiliano Cuadra, y el volante mixto Javier Méndez generan un mejor ánimo en el cuerpo técnico, que se quedó a contrapartida sin Matías Gallegos y Manuel De Iriondo, que se irán a préstamo por seis meses sin cargo y sin opción a Olimpo.

Pero los movimientos del Tate en el mercado de pases no quedan solo ahí, ya que el DT pretende todavía más jugadores: un volante izquierdo, otro de características combativas y un atacante. Uno de los deseos es Claudio Spinelli, sin lugar en Crotone de Italia y con quién ya habló Madelón, pero por las dudas hay otra alternativa.

Se trata de Gonzalo Bergessio, que no continuará en Nacional de Uruguay. No es un interés nuevo, ya que en temporadas anteriores también se lo buscó y por eso existe el sondeo. No sería el único en la puja, ya que Belgrano también lo quiere. Lavandina reconoció en medios de Buenos Aires que se contactó con Madelón y también con Jonathan Bottinelli, que le transmitieron confianza para venir a Santa Fe, aunque la prioridad sería jugar en Buenos Aires.

“Hay que trasladar a toda la familia y no es fácil”, argumentó el goleador de 34 años (20 de julio de 1984), que prácticamente habría desechado la propuesta. De todas maneras, habrá que esperar si puede darse en un mercado de pases que siempre sorprende.