Ubicada a la altura de la Dirección de Deportes municipal, (Almirante Brown 5294), se trata de un espacio de recreación, diseñado especialmente para personas con movilidad reducida y visión disminuida. Dispone de una rampa podotáctil que llega hasta la arena, baños para personas con discapacidad y una silla de ruedas anfibia donada por Cilsa. “Gracias al trabajo conjunto hoy contamos con la primera playa accesible de la ciudad”, señaló la secretaria de Desarrollos Social, Cecilia Battistutti.

Esta semana quedó formalmente habilitada la primera playa accesible de la ciudad. A partir del trabajo conjunto, el lugar conocido como Playa Grande, fue diseñado y adaptado especialmente para el uso y recreación de personas con movilidad reducida y visión disminuida. Los niños y niñas con discapacidad que participan de las Colonias de Vacaciones municipales inclusivas, fueron los primeros en disfrutar y vivir este primer balneario accesible, ubicado a la altura de la Dirección de Deportes del municipio, en Almirante Brown 5294.
La secretaria de Desarrollo Social, Cecilia Battistutti, junto a la secretaria de Desarrollo Estratégico y Resiliencia, Andrea Valsagna, y el vicepresidente de Cilsa, Juan Luis Costantini, participaron de una recorrida por el lugar el lunes por la mañana. También estuvieron el diputado nacional, Albor “Niky” Cantard, y la delegada del INADI en Santa Fe, Caren Schibelbein, entre otros representantes de instituciones y organizaciones que trabajan con las personas con discapacidad.

Para el nuevo balneario accesible se construyeron baños para personas con discapacidad y una rampa podotáctil que va desde la vereda de la costanera hasta la arena, con dos niveles. Además, cuenta con una silla de ruedas anfibia, adaptada para personas con discapacidad motriz donada por Cilsa; y los guardavidas del lugar fueron capacitados por dicha institución para actuar en la atención y acompañamiento de las personas que lo requieran o cuando soliciten el uso de la silla anfibia.
Como parte de las actividades, en este parador todos los sábados de 9 a 11 se puede jugar al vóley adaptado, se organizan propuestas recreativas con la silla anfibia, y están disponibles también las bicicletas adaptadas para personas con discapacidad. Asimismo, en el mes de febrero, se prevé realizar el cruce de la Laguna Setúbal junto con Cilsa.

Primera playa
La secretaria de Desarrollo Social, Cecilia Battistutti, valoró cómo a través del trabajo conjunto “hoy contamos con la primera playa accesible, en colaboración con Cilsa, que nos donó la silla anfibia y además capacitó a los guardavidas para hacer un uso correcto; la Comisión Asesora de Discapacidad que nos acompañó durante todas las obras, fiscalizando y monitoreando para que se hagan correctamente; y el concesionario del parador”.
En esa línea, detalló que las obras incluyeron “desde baldosas podotáctiles, baños adaptados y rampa de acceso; intervenciones que permiten a las personas con discapacidad movilizarse y acceder con total autonomía ingresar hasta la laguna propiamente. Hoy todos los chicos con discapacidad que participan de nuestra Colonia de Vacaciones Inclusiva que funcionan en Unipadis, Asoem y el club Colón, vinieron a disfrutar, de este logro que queríamos compartir con las organizaciones que trabajan la discapacidad”.
El diputado Niky Cantard, que donó chalecos salvavidas, dijo por su parte: “Nos enteramos de esta buena idea del parador accesible y de la silla para que personas discapacitadas puedan disfrutar de la laguna y nos pareció útil colaborar con la donación de estos salvavidas especiales”, indicó el legislador.

“Regocijo y satisfacción”
“Vivimos este momento con alegría, con regocijo y satisfacción”, expresó el vicepresidente de Cilsa, Juan Luis Costantini y agregó: “Este es un paso importante. A través de los 50 años de Cilsa siempre hemos comprobado que las personas con discapacidad han ido ganando espacios y consideración, y este hecho de que la Municipalidad inaugure una playa accesible, para la que colaboramos con la silla anfibia, es otro avance porque permitirá que las personas con discapacidad puedan disfrutar de la playa y de nuestra querida laguna Setúbal”.

Logro conjunto
El proyecto formaba parte de la convocatoria que llevó adelante el Municipio para la concesión de los paradores. En ese sentido, la secretaria de Desarrollo Estratégico y Resiliencia, Andrea Valsagna, destacó: “Queríamos que esta fuera la primera playa accesible. De esta manera cumplimos con todas las indicaciones que estableció el Concejo en una de sus ordenanzas, pero además con un reclamo y un pedido genuino que viene haciendo toda la comunidad a través de Cilsa”. Cabe señalar que el nuevo balneario accesible responde a lo establecido por la ordenanza Nº 12.308.
Valsagna, finalmente, agradeció el trabajo de cada una de las partes, para concretar el proyecto: el Municipio, el concesionario del parador y Cilsa. “Todo esto es posible, como dice José, por el trabajo en equipo. Esto es un paso más y un logro muy importante, y todavía hay mucho por hacer en términos de accesibilidad, pero la mejor imagen es la sonrisa de los chicos que se pueden meter al río por primera vez, como sus compañeros. Eso no tiene valor y es lo más importante para la ciudad”.