Por diferentes motivos desde su arribo a Santa Fe no había podido demostrar todo lo bueno que había hecho en el fútbol de Chile. Pero siguió entrenando y a los pocos días de quedar afuera de los que firmaron planilla en Victoria, Nicolás Mazzola finalmente le ganó la pulseada a Federico Andrada y salió en el once titular.

El delantero metió una asistencia de pecho en el minuto inicial para que Troyansky abra la cuenta y terminó redondeando una actuación que mereció la ovación de los hinchas rojiblancos.

Al finalizar del duelo expresó que “me voy contento por poder estar desde el arranque, esta era una oportunidad que estaba esperando, por suerte se ganó y salió todo redondo”.

Más adelante, agregó: “Por ahí el partido con Tigre nos dejó un sabor amargo porque no pudimos traernos los tres puntos, ahora ganando este partido lo recuperamos y se nos viene una final por la Copa, un momento histórico para el club, que más lindo que poder participar de esto”.

En el plano personal, Mazzola admitió “que siempre es importante tener la confianza del técnico, pudimos hacer el gol de movida y durante los 90 minutos redondeamos un partido súper prolijo, por eso nos llevamos de manera merecida los tres puntos. Era clave ganar para llegar bien al miércoles”.

Cuando le preguntaron si se dio cuenta de la ovación que le brindó el público rojiblanco, expresó que “es lindo el reconocimiento, en lo personal trataré de repetir esto para sumar como dije desde que llegué a Unión. Estaba esperando la oportunidad, me sentí muy cómodo, hay que trabajar siempre porque con Tigre me tocó quedar afuera y el fútbol es así. Lo importante es no rendirse, esperar la oportunidad, hace mucho que no jugaba y el ritmo te lo dan los partidos”.