Si bien quedan los dos partidos de Copa Sudamericana de la segunda fase, Pablo Lavallén consideró en otras conferencias de prensa que lo importante arrancará luego del receso, ya que Colón se jugará su permanencia en Primera en una temporada que será muy dura, ya que contará otra vez con cuatro equipos que regresarán a la Primera “B” Nacional.

En la continuidad de la charla con los medios, se refirió al plantel que imagina para la próxima temporada, y manifestó: “Varía de acuerdo a las competencias que tengamos por delante. Si pasamos en la Sudamericana tendremos tres competencias por disputar, el torneo internacional, la Superliga y la Copa Argentina. Por lo tanto hablamos con el presidente que tenemos que tratar de tener un plantel con recambio de jugadores, con 20 jugadores de campo que tengan un nivel parecido, como se dice tener dos equipos, pero depende de la economía y del mercado de pases. Yo trabajo con 26 o 27 jugadores de campo y tres arqueros, pero a veces hay juveniles a los cuales uno le ve potencial. Me gustaría tener dos jugadores por puesto confiables, dentro de lo posible. Tener una buena competencia interna a veces te genera problemas porque quedan jugadores afuera, por eso estaría bárbaro tener varias competencias”.

En otra parte se le preguntó por las diferencias que encuentra en su plantel en este momento, en relación a cuando se hizo cargo, y respondió: “Desde lo futbolístico estamos cambiando, dejamos de ser un grupo para pasar a ser un equipo. Un grupo es un montón de personas juntas, un equipo es un grupo de personas juntas que trabajan con la misma intensidad y con el mismo objetivo. Y desde la parte humana mucho mejor, un grupo con una mente más abierta, más predispuesto al trabajo, con más ganas y con más inquietudes. Para nosotros es muy importante que tengan la ambición por mejorar, que tengan el deseo de convertirse en jugadores de elite. Cuando se da esa sinergia se pueden generar cosas importantes. Hay buena predisposición, buen ambiente y nos vamos convirtiendo en un grupo”.

“Hay optimismo, ya hubo conversaciones con Vignatti y mis ayudantes de campo. Hay jugadores que están compitiendo y quisiéramos contar con su presencia, no sé si nos dará el tiempo para sumarlos antes. Si no es para esta será para la otra fase. Estamos tratando de hablar con algunos futbolistas pero los buenos, los que se destacaron y los que creemos que nos pueden servir no solo Colón los querrá contratar. Veo difícil que se puedan sumar y tenerlos en cuenta para esta fase de la Sudamericana, ya que hay jugadores que especulan con mejores ofertas”.

Sobre las posiciones a reforzar, dijo: “Creo que vamos a traer mínimo un jugador por línea, en alguna línea quizás más jugadores. Para tener un mínimo de tres o cuatro y un máximo de siete. Pero dependerá de los muchachos que se queden en el plantel. Pero depende de los jugadores que tienen contrato querrán hacer”.

Por último, se lo consultó por Federico Lértora, manifestó: “Nunca doy nombres, Federico ya lo tuve y tiene que jugar un partido ya que está jugando en otro club. Cuando termine su participación veremos si podemos dar la lista de jugadores para que la dirigencia comienza a trabajar. No doy nombres porque es incómodo hasta para los jugadores. Prefiero hablar de posiciones y no de nombres”.

En el inicio de la charla hizo un balance de los trabajos que se vienen realizando, y dijo: “Esta semana que terminará completaremos 15 días de trabajos, donde comenzamos a hacer hincapié en la parte física, técnica, y funcionamiento. Los partidos ante Unión de Sunchales son para poner en práctica lo que venimos entrenando, no para ganar un partido. Antes del inicio del entrenamiento vimos un video de lo que hicimos en Sunchales, bien y mal, la parte defensiva, la ofensiva. El balance es bueno para llegar lo mejor posible al primer partido por la Sudamericana”.

Sobre la idea de juego que intenta pregonar, describió: “Hay un progreso importante, pero uno va aprendiendo de los errores, y no es lo mismo lo que se vive en un entrenamiento a una competencia. A pesar que hace dos meses que estamos en el club es la tercera o cuarta completa de trabajos, lamentablemente el fixture quiso que juguemos nueve partidos en 45 días, que es mucho. Tuvimos dos días de recuperación, uno de preparación, por lo tanto a este tiempo lo aprovechamos para aceitar la idea, que va prendiendo. Esperaremos pasar esta llave, hacerlo de buena manera y mostrar la idea que queremos para el Colón del próximo torneo, esperemos que sea en tres competencias. Los jugadores están internalizando la idea, con variantes, ya que tratamos de ser versátiles”.

Se le preguntó si ya tiene definido un equipo ideal, y contestó: “Uno siempre tiene en mente el 80% de un equipo, lógicamente luego hay imprevistos, por ejemplo (Alex) Vigo no entrenó porque tuvo una molestia en el partido con Unión de Sunchales. De los 11 uno siempre tiene ocho o nueve jugadores, y para los otros lugares hay dos, tres o cuatro que pueden cambiar el sistema y parar el equipo de otra manera. Tengo en mente mi 11, pero no tiene que decir eso uno entrenador porque se ata a sus propias palabras, y los jugadores tienen curvas de rendimientos, por lo que tienen que saber que si hay otros jugadores que estén mejor van a jugar. Hay que entrenar a todos los jugadores como si fueran titulares, ya que hay lesiones, suspensiones que pueden alterar los planes. Mantener la competencia interna es importante”.

Ante la pregunta sobre qué considera que su equipo asimiló de su idea y lo que le falta, y contestó: “En lo que tiene que ver con lo conceptual, cuando uno despliega una forma de juego hay que consolidarla, a veces se logra rápido y en otras ocasiones más tarde. Nosotros tenemos cuatro o cinco conceptos básicos en los que vamos trabajando para consolidar la idea. El primer tiempo ante Tigre fue algo parecido a lo que pretendemos, aunque con más poseción. Ese día esperamos bien, contragolpeamos bien, salimos rápido, contragolpeamos bien… También en el segundo tiempo con Gimnasia. Me quedo con los primeros 45 minutos con Tigre y los segundos 45 minutos con Gimnasia. La idea va fluctuando, ya que enfrente hay un oponente. Nosotros queremos meter una idea de juego, y hay que trabajarla, afinarla, aceitarla y entrenarla con repetición. No hay equipos que durante 90 minutos pueda sostener una idea. Es cuestión de aprovechar los momentos, y cuando no podés imponer tu idea sufrir lo menos posible, eso es el fútbol”.

En cuanto a los jugadores que se les termina su contrato y cómo se maneja con ellos, dijo: “A los jugadores hay que darle el mismo respeto y calidad de entrenamiento que los que se van a quedar. Algunos no seguirán pero tienen contrato hasta el 30 de junio, si no aparece nada antes como por ejemplo una oferta. Me parece una forma de respetar el trabajo, ya que por más que se vayan tenemos que dejarlos de la mejor manera, no lo hablamos con los jugadores. Hay que tomarlo con mucha calma y profesionalismo”.

“Trataremos de armar un equipo y un banco donde tengan prioridad los jugadores que van a continuar. Las copas internacionales te dan la chance de tener 12 suplentes, y quizás pueda haber algún jugador que no pueda continuar, pero hay solo tres cambios. Depende del resultado del partido, si tenemos que utilizarlos lo haremos porque la idea es que Colón avance, y si bien uno tiene que tener contemplación con este tipo de situación, trataremos de ser cuidadosos, y no dar lugar a que un jugador que no va a continuar se pueda lesionar (se le tendría que renovar automáticamente el vínculo)”, destacó en otra parte de la conferencia.