El marcador central renovó su contrato por tres temporadas y apunta a los nuevos desafíos que tiene por delante con Colón.

Entre los jugadores que quería tener en su plantel el DT Pablo Lavallén, uno de ellos era el defensor Emanuel Olivera, quien el último semestre se afianzó en la estructura del nuevo entrenador.

Conjuntamente con la presentación oficial de Francisco Ferraro como Director Deportivo, el presidente José Vignatti confirmó la extensión del contrato por tres años para que el jugador siga con la roja y negra.

En diálogo con Radio Gol 96.7 expresó que “sabía que me iba a quedar acá porque la prioridad la tenia Colón, hubo algunas cosas, la intención siempre fue quedarme en Santa Fe, eran detalles que faltaban, se habló mucho, hubo comentarios, a uno lo ponen mal porque no saben como es la situación, se lo que quiero y estoy muy contento y feliz para lo que viene”.

El zaguero expresó que “desde la llegada de Polo Montero tuve varios partidos, después tuve una lesión que me jugó en contra, con Eduardo Domínguez no era titular, estando al 100% para estar y hacerlo bien. En el último año las cosas cambiaron, uno entrena al máximo y con continuidad al jugar se le hace un poco más fácil, terminé muy conforme mi contrato con Colón”.

Olivera es consciente que “tuvimos un año muy jodido, la verdad que había que afrontar varias cosas pero con la personalidad de cada uno, lo íbamos a sacar adelante, tenemos dos competencias y pudimos pasar, así que hay que prepararse para lo que viene”.

Todo jugador busca continuidad y ese apoyo del cuerpo técnico, como en el caso del ex-jugador de Boca Unidos, quien esperó su momento para tener una oportunidad y afianzarse en la Primera de Colón. Al respecto acotó que “todo pasa por la confianza más que nada, es todo mental, nos jugó en contra lo que nos pasó, no nos hicimos fuertes como grupo y mentalmente golpeó al jugador, uno trata de no agarrarse de eso, en mi caso estuve al margen y tratando de hacer lo mejor en cada entrenamiento y después en los partidos que me tocó jugar”.

En otro tramo de la charla hizo mención al trabajo de coaching que viene realizando el plantel rojinegro en los últimos meses, al agregara que “en lo personal me parece algo bueno, el jugador necesita desahogarse de lo que piensa en general, el ambiente del día a día, es positivo, el coaching no me va a cambiar la manera de cómo salir a una cancha, pero hay cosas que te ayudan y está bueno, no veníamos bien, ayudó y conseguimos lo que queríamos que era pasar de ronda”.

Antes de su despedida, le dedicó algunas palabras al hincha de Colón, al expresar que “uno ve el esfuerzo de la gente y no regalarle una victoria como pasó en Uruguay da bronca, me afecta y lo siento, se que el hincha como está el país hizo un viaje largo, hay que tener una moneda para hacerlo, a mí me puso la piel de gallina ver tanta gente. Vamos a tratar de revertir todo en este semestre, las expectativas son buenas, ojalá que nos vaya bien. Mi sueño es ganar la Copa Sudamericana, ya estamos en octavos, nos enfrentamos a Argentinos, un rival duro, pero vamos a trabajar para sortear esta fase”.