Los dirigentes tatengues se lanzan al mercado de pases en busca del golero que llegue para ocupar el puesto que dejó vacante el oriundo de La Brava.

Hace casi una semana Unión daba el golpe en el receso al informar que se había decidido no renovarle el contrato a Nereo Fernández, arquero surgido de las divisiones inferiores y que tiene récord de presencias en el club bajo los tres palos.

En el mismo sentido se pronunció el club, a través de las redes sociales, que se había decidido por “cuestiones deportivas” no renovarle el vínculo a Jonathan Bottinelli, subcapitán, referente y gran figura de las últimas dos temporadas exitosas del conjunto rojiblanco.

Pero la baja de Nereo fue un golpe duro para el hincha de Unión, ya que se trata de un referente, con sentido de pertenencia y que todos se imaginaban que se retiraría con la rojiblanca. Encima las formas, denunciadas por su representante Horacio Focaccia, no fueron las esperadas lo que le agregó más dramatismo a su salida.

Te puede interesar
Unión oficializó el acuerdo con Kappa que vestirá al club hasta 2021
De esta manera ahora los dirigentes deberán salir al mercado de pases a buscar un arquero de jerarquía y experiencia, ya que la idea del DT sería no apostar todavía por la juventud de Marcos Peano, ni por Matías Castro, que seguiría en Temperley.

En el arranque de la pretemporada estuvieron Peano, Alan Sosa y Joaquín Papaleo, mientras que Castro no se hizo presente porque tiene contrato con el Gasolero, mientras que a Ignacio Arce se lo prestó nuevamente a San Martín de Tucumán.

Por eso ya comenzaron a sonar algunos nombres de arqueros que tendrán la posibilidad de llegar al club, más allá que hay dos que pican en punta debido a que fueron apuntados por Madelón.

Se trata de César Rigamonti y Lucas Acosta, los arqueros de Belgrano de Córdoba, que en la próxima temporada jugará en la Primera “B” Nacional. En contrapartida, quien tiene chances de llegar al Pirata es justamente Nereo Fernández.

Los goleros del conjunto cordobés también figuraron en carpeta de Pablo Lavallén en Colón, aunque los dirigentes sabaleros abandonaron las gestiones al aparecer otras alternativas que consideraron más apetecibles.

Rigamonti tiene 32 años y surgió del Pirata (2007/2013), desde donde pasó a Sportivo Belgrano de San Francisco (2013/2014). Luego jugó en Banfield (2014), Sarmiento de Junín (2015), Quilmes (2016/2017), Vélez (2017/2018) y nuevamente en Belgrano (2018).

Por su lado, Acosta tiene 24 años y debutó en Belgrano, más allá que a su carrera la inició en el Club Universitario de Córdoba. Formó parte de la Selección Argentina Sub 18. En total disputó 43 encuentros, más allá que en la última temporada no tuvo acción. Su último partido fue en la derrota ante Temperley, en Córdoba, por 3-2, del 12 de mayo de 2018, última fecha de la Superliga 2017/2018.