El entrenador sabalero sostuvo que “no hay tiempo para lamentarse” en referencia a la caída de esta tarde por 1-0 ante Unión, en el clásico de la ciudad de Santa Fe, válido por la novena jornada de la Superliga Argentina de Fútbol.

“No hay tiempo para lamentarse. Por eso tenemos que cerrar esta página rápido, ya que se nos vienen los cuartos de final de la Copa Argentina y una final de Sudamericana que jugar”, dijo Lavallén en conferencia de prensa luego del partido jugado en el estadio 15 de Abril.

Colón disputará la final de la Copa Sudamericana ante Independiente del Valle, de Colombia, el próximo sábado 9 de noviembre a las 17.30 en el estadio ‘La Nuevo Olla’, de Paraguay, mientras que por Copa Argentina enfrentará a Estudiantes de Buenos Aires en cuartos de final.

“Estos son partidos de pequeños detalles, así se definen los clásicos. Con una final por delante, esta derrota no va a dejar secuelas. No busquen nada raro, porque este equipo está sólido”, concluyó.

Ante la consulta de si la derrota afectaba el aspecto anímico de Colón, el DT contestó: “No, nosotros tenemos tres torneos por jugar: una final, cuartos de Copa Argentina y la Superliga”,

“Con una final por delante este resultado no puede dejar secuelas”, aseguró.

En cuanto a las causas de la derrota, Lavallén explicó que el físico fue un factor clave. “Venimos de 33 días ininterrumpidos de entrenamiento y eso en algún momento lo pagas”, comentó.