El DT de Colón, Eduardo Domínguez, admitió que no fue el mejor partido, pero volver a ganar en casa y terminar con el arco en cero ante San Lorenzo y «valioso»

«El rival sabe nuestras intenciones y nos estudia. Nos costó en las determinaciones de cómo atacar y cuándo encontrar los ritmos. Hemos tardado en entender, pero fuimos pacientes con la pelota. En el segundo tiempo, adelantamos las líneas y no sufrimos, por más que San Lorenzo tiene mucha jerarquía. Nos empujó en el final, pero supimos resolverlo». Así se coherente y con un semblante diferente al de la fecha anterior ante Santiago del Estero, analizó la victoria de Colón 2-0 ante San Lorenzo el DT Eduardo Domínguez.

El DT, mucho más calmo y solo enfocado en lo que dejaron los 90′ disputados en el estadio Brigadier López, apuntó en conferencia de prensa virtual: «Insisto en decir en que somos un equipo, no solo los 11 que arrancan. Entonces, todos queremos aportar y tirar para adelante, ya sea cinco minutos, como le tocó a (Tomás) Sandoval, que hizo lo suyo. Obviamente que debíamos afianzarnos como local porque estábamos en deuda. Entendimos lo que debíamos buscar. Ganar el primer partido de local era importante para hacernos fuertes».

En otro tramo de la charla con los medios, trató de explicar qué intentó con los cambios: «No quiere decir que los que salieron no hicieron bien su trabajo. Todo lo contrario, tuvieron un gran despliegue. Se hizo un gran desgaste. Por eso hay que pensar en que esto recién empieza. Nosotros creemos en todos. Queremos estar bien consolidados pese a las bajas que nos impide tener el plantel completo, pero somos un equipo».


«Vamos de a poco con nuestras formas y con lo que pretendemos. Siempre con lo que podemos dar, crecemos. No es lo mismo jugar de visitante que hacerlo en nuestro estadio ante un rival que va a pelear el torneo. Todo es diferente y por eso no se puede jugar siempre igual. Hay que pensar en cómo hacer daño y en que no nos lastimen. En eso de entender los momentos, el plantel lo va comprendiendo. Pero esto recién empieza y hay que seguir trabajando», aseguró Eduardo Domínguez.

En el final, dijo que «sí sé que vamos por el bueno camino, pero nada es fácil. Ganar dos partidos seguidos en Argentina es muy complicado. Lamentablemente no podemos tener el empuje de la gente, pero los sentimos. Las localías se están haciendo complicadas y por eso ganar nos pone muy contentos».