El DT sabalero reconoció que el equipo está sintiendo el bajón anímico en este tramo de la Superliga. Respecto a la derrota ante Aldosivi, reconoció que el segundo los “mató”

“Sabíamos que sería un partido complicado. En el inicio ellos arrancamos mejor y nosotros después nos acomodamos. Estaba parejo. Pero después del primer gol nos inclinaron la balanza y enseguida llegó la acción desafortunada del Polaco. El equipo sintió el golpe anímico. En el entretiempo hablamos de buscar con inteligencia descontar, pero ellos fueron certeros y a partir de ahí nos desgastaron”. Con esta claridad analizó la derrota ante Aldosivi 3-0 el entrenador de Colón, Pablo Lavallén.

Con una importante claridad conceptual, trató de encontrarle explicaciones a lo sucedido este viernes por la noche en el José María Minella de Mar del Plata: “No sé si faltó carácter. Acá el factor es anímico. Cuando uno viene de un proceso en el que los resultados no se dan se desordena. Por eso en el primer cachetazo uno se pone a pensar y fallan las coordinaciones ocasionando más desorden, pareciendo que no hubiese esfuerzo y sí se hace, pero de mala manera. El segundo gol nos terminó matando anímicamente. En el complemento no pudimos encontrar el descuento y ellos llegaron rápido al tercero. Hay intenciones de salir de esto, pero a veces el desorden te nubla para pensar con claridad”.

Respecto a la determinación de poner a los jugadores con mayor edad, argumentó: “Muchas veces en estos momentos los de más experiencia pueden dar un plus. Son apuestas y con el resultado puesto parece que no era lo ideal. Pero antes de decidir uno tiene que tomar en cuenta muchas cosas. Tenemos un partido pronto ahora, con un viaje y teníamos que armar dos equipos. Tuvimos que decidir y opté por esto en un partido complicado. Ahora tengo que poner a jugadores frescos en Perú, porque sino podemos cometer otro error. Se necesita tiempo de trabajo y no lo tenemos, entonces tuve que decidir con poco conocimiento del plantel. Por eso opté por la experiencia”.

“Se nota que es un equipo que no encuentra su mejor forma. Cuando hay dudas y los resultados no se dan lo hacen parecer endeble. Eso ante Racing no fue así y esta vez se dio una situación diferente, con un gol en contra rápido. El segundo gol nos mató y tuvimos que salir a buscar con otra intención y eso te deja expuesto”, acotó.

En el final enfatizó que este presente no lo “preocupa, pero si me ocupa. Ya que recién hace cinco días que estoy. Hay que seguir trabajando en procura de darle el estilo que deseo. Ahora no tenemos casi nada para laburar. Eso es lo que necesitamos, tiempo. Sé que tenemos que trabajar y necesitamos horas para hacerlo.Por ahora no pudimos solucionar algunas situaciones por falta de tiempo”.