Luis Miguel Rodríguez volvió a anotarse con la camiseta de Colón, esta vez desde los 12 pasos sobre el final par darle la igualdad final al Sabalero.

Colón no arrancó bien la tarde-noche en el José Amalfitani pero terminó de otra manera, incluso con la posibilidad de ganar el partido.

Pero esa desatención inicial desembocó en el 1-0 de Vélez, equipo que afrontó gran parte del compromiso con uno menos por la justa expulsión de Cufré. Los rojinegros fueron al frente, muchas veces con más ganas que ideas, pero al menos se trajeron una unidad a la capital provincial.

Y el responsable fue Luis Miguel Rodríguez, quien se hizo cargo de la ejecución y si bien el remate casi lo desvió Lucas Hoyos, el gol decretó el 1 a 1 en Liniers.

Una vez finalizado el compromiso, La Pulga expresó que “tenemos que aprovechar más las situaciones de gol que se nos presentan, no estuvimos finos en el partido, ellos tuvieron un buen primer tiempo, lo pudimos después apretar para llegar al empate”.

Rodríguez sumó su segundo tanto con la sangre y luto y llegó a las 10 conquistas en la Superliga, aunque piensa que “hay que sumar en casa para que este punto nos pueda servir”.

En la parte final acotó que “después de lo que vivimos estamos bien, eran 6 o 7 jugadores que estuvieron mal, vamos a tener una semana corta, a descansar y preparar el partido contra Banfield”.