su primer partido oficial del año, Unión alargó su invicto en el Ángel Malvicino al superar a Mitre de Tucumán por 87-83, en un partido válido por la Conferencia Norte del TNA.
En el inicio del pleito, Mitre sorprendió con la efectividad de José Muruaga (5) para adelantarse 5-2 a los 2′. Allí, con las penetraciones de Barovero (6) el Tate lo pudo emparejar pero tuvo muchas desatenciones defensivas que su rival se lo facturó en el aro rival.

Con el correr de los minutos, los tucumanos fueron afianzándose en la ofensiva, con una buena rotación para que tomen decisiones Muruaga, Osores y hundido en la pintura Brown. A pesar de ello, los rojiblancos tuvieron una ráfaga de Podestá (10) para sacar una pequeña renta 21-15, pero un par de pérdidas le dieron ventaja a Mitre. Así fueron hasta el cierre del cuarto, donde los visitantes lo cerraron mejor y se fueron en ganancia por 29 a 28.
Con varias rotaciones propuestas por Beltramo, fundamentalmente con el juvenil Jaime como armador (Aliende arrastraba un problema físico), ya las acciones no fueron tan finas y los dos cometieron errores en el traslado. La mano caliente de Pato Tabarez empezó a aparecer en el pleito y de repente Unión tomó una luz de 33-29. Albornoz pidió tiempo muerto y con una mejor actitud en defensa lo pudo emparejar. Claro que el Tate con Tabarez (11) y Podestá (12) se las ingeniaba para liderar el lumínico 41-37 a 3′ del cierre.

Luego de un nuevo tiempo solicitado por la visita, para reacomodar algunas cuestiones atrás, el cierre de la primera mitad tuvo a Unión con una versión mejorada en defensa, inteligente para defender el pickandroll con Brown, logrando correr en un par de situaciones. Con ese panorama se fueron a los camarines y el triunfo del anfitrión por 50-42.

Se lo llevó en el cierre
El tercero comenzó con un Unión encendido para defender y con sus artilleros picantes. Podestá fue imparable en el poste bajo, la presión defensiva del local obligó a pérdidas de Mitre y una corrida de Barovero en apenas 3′ dejó el tanteador 59-44 (parcial de 9-2). Mientras el dueño de casa siguió con su libreto de salir a doblar en la marcación, los tucumanos tuvieron problemas para el traslado y sumaron en las manos de Osores (18). Una penetración de Ligorria puso el tanteador 65-48, pero dos pérdidas acortaron el margen y obligaron a un minuto de Beltramo. Con Aliende en campo para manejar la base, los rojiblancos tuvieron aciertos pero fallaron en sus últimos ataques y el juvenil Carrizo con un triple sobre la chicharra dejó el placard 71-60 luego de que los de Beltramo por dos veces elevaran la distancia a 17 tantos.

El último cuarto lo tuvo a Mitre como protagonista en el juego, a partir de su defensa y las malas decisiones que tomó el equipo de Beltramo. Esa diferencia se fue recortando pues la visita tuvo puntos en el juvenil Carrizo (7), más un buen retorno de Brown (16). Con 4′ por jugar, Beltramo frenó el juego con un tiempo muerto y a la salida aparecieron Barovero (14) y Podestá (20) para tomar una buena diferencia de 83-74 con 3′ para terminar el pleito.
El DT Albornoz intentó reacomodar piezas para dar lucha y lo consiguió con dos bombas seguidas de Muruaga y Brown. Se puso 83-80 en pocos segundos, claro que Mitre sintió la quinta infracción de Argañaraz. Aún así, Muruaga fue víctima de infracción con tres tiros y una técnica a Tabarez le daba a los tucumanos la posibilidad de empatarlo en 84 a 55” de la finalización. Pepe erró uno y en la salida, Brown metió una falta en ofensiva muy final que el Tate pudo facturar con los libres de Barovero y quedarse con un triunfo agónico por 87-83, que le permite estirar su invicto en condición de local y ahora encarar con mucha esperanza la dura gira por la provincia de Chaco.