En su segundo partido de pretemporada, el equipo de Eduardo Domínguez igualó sin goles frente al Calamar, equipo que milita en la “B” Metropolitana. Los suplentes empataron por el mismo marcador.

Colón disputó este jueves un nuevo encuentro preparatorio en Buenos Aires, donde hizo búnker desde el pasado domingo. El equipo de Eduardo Domínguez, que venía de caer ante Vélez por 2-0, empató sin goles frente a Platense, equipo de la Primera “B” Metropolitana. En tanto, en el segundo partido, donde hubo mayoría de suplentes, también igualaron por el mismo marcador.

El Sabalero alistó a Chicco; Toledo, Conti, Olivera y Clemente Rodríguez; Bernardi, Batía, Ledesma y Estigarribia; Sandoval y Leguizamón.

En tanto, el Calamar presentó a los siguientes 11: Desábato; Carrasco, Gómez, Toranzo e Infante; M. Vega,Conicelli,Gallegos, Zarco, D.Vega y Lugli.

A segundo turno, Domínguez paró el siguiente equipo: Marinelli; Ceballos, Galván, Ortiz y Quiroz; Chancalay, Fritzler y Guanca; Morales; Vera y Banco.

En tanto, el local lo hizo de la siguiente manera: Felker; Morgantini, Schmidt, Venialgo y F.Colombo; Leguiza, Carreira, Palavecino, Villarreal, Ramos y Vizcarra.

Tras pedir a gritos jugar con la rojinegra, se produjo una reunión entre el jugador, su representación, los dirigentes y Eduardo Domínguez. Por ahora no existe una confirmación, pero todo indicaría que sus ganas no le alcanzarían

Brian Fernández se postuló para jugar en Colón. Los dirigentes lo querían, pero Eduardo Domínguez no estaba tan convencido, al igual que la gente que representa al jugador, más que nada por la contención que podría tener en Santa Fe, habida cuenta de los antecendes que tiene y que ya son de público conocimiento. De igual modo, el presidente José Vignatti habría persuadido al DT para que analice esta situación.

Es así como Diez en Deportes pudo acceder a la información que existió una reunión al respecto y, pese a que no hay una confirmación oficial, en un principio había grandes chances para que el atacante se sume a préstamo por un año. Del lado sabalero, la idea es que sea sin cargo, pero para ello hay que negociar con Racing, quien es dueño de su pase.

Sin embargo, Domínguez no se mostró del todo conforme y nuevamente no bajaría el pulgar. Así las cosas, todo quedaría en los deseos del jugador. Aún no se hizo oficial nada, pero está casi cantado que, esta, tampoco será la oportunidad para el hijo dileto de Yapeyú para jugar en el club de sus amores.