El técnico de Colón charló con la prensa después de las imágenes que se viralizaron insultando a los jugadores en la derrota frente al Quemero.

Eduardo Domínguez volvió a hablar públicamente después de aquel viernes agitado, cuando las cámaras de televisión tomaron los insultos a sus jugadores luego de desperdiciar una ventaja de dos goles en cancha de Huracán.

Y en el arranque cada una de las preguntas fueron direccionadas a lo que sucedió, a lo que Domínguez conciso y cortante respondió: “Los jugadores me conocen, saben cómo me dirijo a ellos, sucedió en el partido y lo aclaré con ellos. Nos replanteamos situaciones, hablamos cómo seguir, cómo mejorar. Creo que se sobredimensionó demasiado todo”.

Para luego, agregar: “Hay que seguir trabajando mejor y pensar en el próximo partido. Lo charlamos dentro del vestuario, no más que eso”.

El inicio de la semana estuvo marcado también por la presencia del presidente José Vignatti en el predio rojinegro, algo que también reconoció el entrenador al expresar que “estuvo presente como en muchos otros entrenamientos y ustedes (por la prensa) no estaban o no supieron, sé que no es habitual de él venir, pero de vez en cuando le agarra la locura y pasa para charlar”.

La rueda de prensa siguió con el análisis del duro revés que sufrió su equipo en el Tomás Adolfo Ducó. Al respecto el estratega enfatizó: “Tenemos que seguir insistiendo en mejorar. Hay que ser más atrevidos como lo fuimos en el inicio del partido. La propuesta fue presionar en zona media alta y a partir de los errores del rival encontramos los ataques. Vamos a seguir mejorando situaciones para poder cerrar los partidos”.

Lejos de escaparle a la responsabilidad por una derrota difícil de explicar, el DT rojinegro apuntó: “No voy a desmerecer al rival porque hizo un gran trabajo, redoblaron esfuerzos, tienen un gran entrenador, se prepara para la Libertadores del año que viene, méritos hicieron pero nosotros dejamos de hacer cosas y el rival hizo los méritos porque dejamos de hacer las cosas que estábamos haciendo bien”.

Cuando intentó encontrar el nacimiento de las deficiencias de su plantel, afirmó: “Esto es algo mental, la vida va por ahí, por ahí estás haciendo bien tu trabajo y mentalmente te caíste y es difícil reponerse, hay que seguir trabajando y hay muchos puntos en juego”.

Domínguez rechazó que el partido del domingo frente a Central sea clave para su futuro: “No lo veo así. Trabajamos para ganar el fin de semana, simplemente eso. Creemos en el equipo, los jugadores hicieron cosas muy buenas, dejamos pasar 10′ y esos minutos fueron difíciles pero no hay que borrar la otra parte. Central tiene un Clásico de eliminación directa por delante y eso puede ser condicionante para ellos el domingo”.

Antes de retirarse se refirió puntualmente a la situación de jugadores que hoy no son titulares: “Guillermo (Ortiz) está trabajando bien, y Alan (Ruiz) y Nico (Leguizamón) se están poniendo a punto”.

Fuente: UNO Santa Fe.