Newell´s le ganó 1 a 0 a Rosario Central, con un gol de Maxi Rodríguez en tiempo de descuento. De esta manera, la Lepra cortó la racha de ocho años sin victorias en el clásico, ya que de los últimos diez que jugaron, había empatado en cinco y perdido en los otros cinco.

El 1-0 final no marcó sintonía con el juego porque Central tuvo más merecimientos para ganar y si el equipo dirigido por Eduardo Coudet no lo consiguió fue por dos motivos: la gran actuación del arquero de Newell’s Luciano Pocrnjic, en la primera etapa, y la poco puntería de algunos jugadores del “Canalla”.

Central salió a buscar el triunfo desde que la pelota comenzó a rodar, sin mucho fútbol, pero con decisión. Newell’s le dio una mano porque en el primer tiempo eligió esperar en su campo, y apostar todo a un contraataque.

Osella pareció comprender que por ese camino perdía el clásico, y por eso adelantó a su equipo en el complemento. Ese planteo le dio resultado porque impidió que Central tuviera la misma libertad que en la primera etapa.

Durante 45 minutos no pasó nada hasta que para la gente de Central llegó el fatídico minuto 47. Dylan Gissi, estando totalmente sólo, envió la pelota al corner. La “Fiera” Rodríguez envió el centro pasado, Formica cabeceó apareciendo por el segundo, nadie la rechazo, y le cayó a Rodríguez, quien con un remate bajo y combado la envió al fondo de la red.

De esta manera, Newell’s volvió a ganar un clásico después de ocho años, y sin poder convertirle un gol a Central tras 705 minutos. Estuvo lejos de ser justicia, pero eso poco importa a esta hora.