Lejos de superponerse, cada uno tiene un rol definido para tratar de potenciar cada uno de los integrantes del equipo que desde el viernes se medirá con Colombia.

Gastón Gaudio irá a la silla, pero durante los entrenamientos es Guillermo Coria el que se muestra más activo, sobre todo animando a los sparrings. Guillermo Cañas, por su parte, está pendiente en dar su mano en el dobles. Los capitanes de Argentina en esta serie eliminatoria con Colombia se dividen las tareas y todos los viven con la misma intensidad.

Acostumbrados a ser rivales en sus años de tenistas top del circuito, Gaudio y Coria comparten la tarea de aconsejar, un trabajo que decidieron hacer ad honorem para devolverle al tenis algo de lo que les dio.

“Es distinto a todo, una experiencia nueva, está bueno. Hay que ver durante los partidos, pero lo estoy disfrutando. Estoy contento con los chicos, los capitanes, el equipo. Siento algo que no sentía hace mucho, la sensación de la Copa Davis es especial”, enmarca el Gato. Y agrega: “Nada se compara con representar al país a cuando estás haciendo lo tuyo personal. Cuando jugás con la camiseta argentina es una sensación totalmente distinta”.

¿Se podrá notar la mano de Gaudio en el equipo? “Los chicos tienen bastante experiencia y son inteligentes como para sacar lo mejor de nosotros. Tenisticamente, a tres días de jugar, mucho no les podemos cambiar. Les podemos transmitir nuestra experiencia e intentar sacar lo mejor de ellos”, aclara.

Cuando le toca el turno de hablar con la prensa, Coria muestra la misma seguridad que daba cuando estaba dentro del court. Explica que las funciones de los capitanes van rotando pero que desde el miércoles la de Gaudio está enfocada en Pella y Schwartzman, porque sencillamente será él quien se ubique en la silla desde el viernes.

“Yo me ocupo de los juniors, de estar cerca, apoyándolos, sobre todo cuando juegan puntos para que no se pongan nerviosos. Básicamente, guiándolos un poco. Como somos muchos también nos cuidamos en lo que decimos para no marearlos y decir cosas concretas”, dice.

Coria revela también que en la cena del martes los juveniles que acompañan al equipo (Román Burruchaga, Santiago De La Fuente y Bautista Torres) tuvieron la posibilidad de hacerles tres preguntas a los tenistas y a los capitanes. Y fue entonces cuando el santafesino se animó a darles otro consejo: “Que aprovechen este momento, nos aprovechen a nosotros y a los jugadores, que lo tomen con responsabilidad”.

“Cuando entrenamos, el mensaje es que se acostumbren a la velocidad, que no traten en los puntos de pegar palo y palo y ganarles porque es muy difícil superarlos. Lo que ellos tienen que lograr es exigir una jugada más. Que no se asusten si erran una, que sigan probando. Además, si logran esta regularidad acá, en el circuito de junior van a potenciar su juego y más ahora que se van al Mundial de Budapest”, concluye.