“Era necesario ganar. Más allá de que el equipo venía mejorando en algunos aspectos, el hecho de que no se diera una victoria nos tenía inquietos. El partido de ayer (por este martes) sirvió para que el equipo gane tranquilidad y para que muchos jugadores puedan emparejarse con aquellos que traían más minutos”. Así de reflexivo se mostró el entrenador de Colón, después de la victoria ante Deportivo Municipal por la Copa Sudamericana.

En diálogo con el programa La Oral Deportivo que se emite por AM 630 y que en Santa Fe se escucha por Radio Gol 96.7, el DT sabalero ahondó en detalles después de obtener el pasaje a la siguiente instancia del certamen de la Conmebol.

“Agarramos un equipo que está compitiendo en tres frentes, así que sabíamos que tendríamos muchos partidos y poco tiempo para desarrollar la idea. Asumimos el compromiso y los muchachos están predispuestos en captar la idea y dar lo que pretendemos. De a poco se va viendo eso”, explicó.

En otro tramo de la entrevista, dejó un coherente mensaje sobre los juveniles: “Siempre lo hablamos. Saber que lo colectivo protege a las individuales, más cuando son chicos, porque los grandes tienen aprendido lo que hay que hacer. Eso le da a los jóvenes tranquilidad. Cuando las cosas no están del todo bien y los resultados no se dan, a los chicos hay que llevarlos de a poco para que no queden expuestos”.

Respecto a los lesionados, mencionó: “Estamos en eso. Hoy (por este miércoles) volvieron a entrenar Luis (Rodríguez), (Wilson) Morelo y (Leonardo) Heredia. Trataremos de llevarlos de a poco y pensando en lo inmediato que tenemos, que son Tigre y Acassuso. Esperemos avanzar de fase en ambos frentes. Queremos tenerlos para estar bien en la cancha”.

Luego, volvió a tocar el tema sobre el supuesto cruce en una práctica con el capitán Guillermo Ortiz: “Lo que se dijo de Ortiz y (Guillermo) Celis nunca pasó. Hace una semana di una conferencia de prensa pasé el video del entrenamiento donde supuestamente se dio el altercado y mientras hablaba con los periodistas dije que cuando vieran algo raro paramos y lo discutíamos. Seguramente lo hizo trascender alguien que le quiere hacer mal al club”.

“Encima ambos jugadores son tranquilos y callados. Tuve que salir aclarar algo que no debía, pero a veces hay que salir y demostrar que no es un improvisado. Si llegara a pasar algo, como un acto de indisciplina, lo comunicaré. Trato de tener mucho diálogo con los jugadores. Esto que trascendió no suma. Hay buena onda por el plantel y queremos que esto salga bien”.